Una Reforma Tributaria para todos

Por: ACH Colombia | marzo 10 2017

Dado el déficit que registran las finanzas públicas, en diciembre se aprobó la Ley 1819 de 2016 de Reforma Tributaria, con la que se espera un recaudo adicional de $ 6,13 billones. También se creó un incentivo para el pago electrónico en pequeños establecimientos.

Más allá del incremento en el IVA, que pasó del 16% al 19%, la nueva reforma tributaria, que entró a regir el primero de enero de 2017, trajo una serie de cambios que impactan las actividades de todas las empresas en el país.

Cabe destacar el artículo 165 de la Ley, que creó el Monotributo y estableció que no están sometidos a retención en la fuente los pagos o abonos en cuenta, susceptibles de constituir ingreso tributario para los contribuyentes de este impuesto por concepto de ventas de bienes o servicios, que se realicen a través de los sistemas de tarjetas de crédito y/o débito y otros mecanismos de pagos electrónicos. Este es un incentivo al uso de canales virtuales en el país que varios gremios celebraron.

Por otro lado, también cambiaron las reglas del juego para aquellas firmas que aprovecharon algunas exenciones otorgadas en el pasado y a las sociedades de reciente creación.

De acuerdo con el texto expedido, se derogaron los beneficios de la Ley 1429 de 2011 o Ley de formalización y generación y empleo, que establecía dos años de exención para las empresas recién creadas y la progresividad en el pago del impuesto de renta durante los siguientes tres años de operaciones. A cambio, se establecieron unos descuentos especiales sobre renta para las empresas que se crearon durante la vigencia de la primera norma.

Por otro lado, se fijó una tarifa especial del 9% para ciertas actividades que estaban exentas como las editoriales, los servicios en hoteles nuevos, remodelados o ampliados, el ecoturismo y el leasing de vivienda, entre otros.

En cuanto al CREE

Si bien se derogó este tributo, se reemplazó por la Autorretención a título de impuesto sobre la renta, según el decreto 2201 de 2016. Del mismo modo, se limitaron las deducciones en gastos de atenciones a clientes, proveedores y empleados al 1% de los ingresos fiscales netos y efectivamente realizados.

De otra parte, se eliminaron las deducciones por donaciones y se estableció, en su lugar, un descuento del 25% del valor donado a entidades sin ánimo de lucro pertenecientes al régimen especial. También se disminuyó del 170% al 100% la deducción por inversiones en I+D+i (innovación, desarrollo e investigación) pero se creó un descuento tributario del 25% del valor invertido en esos proyectos en el periodo gravable en el que se realizó la inversión.

En cuanto al Monotributo

Se trata de una opción voluntaria para sustituir el impuesto sobre la renta para personas naturales que desarrollen actividad de comercio al por menor o de peluquería en locales iguales o inferiores a 50 metros cuadrados y hubieran obtenido en el año gravable ingresos brutos o extraordinarios iguales o superiores a 1.400 UVT e inferiores a 3.500 UVT. Otra condición para acogerse a este régimen es ser elegible para pertenecer al Servicio Social Complementario de Beneficios Económicos Periódicos, BEPS, o que hayan hecho cotizaciones a salud y pensión por lo menos 8 meses en el año anterior.