Apps agitan el retail

Por: ACH Colombia | septiembre 30 2016

El comercio electrónico surgió incluso antes de la web.

Los norteamericanos, pioneros en la cultura de las ventas por televisión, tuvieron transacciones remotas desde finales de los años 80. En Colombia, Almacenes Éxito y Alkosto desarrollaron las primeras tiendas virtuales de grandes comercios hacia finales de los años 90, que se sumaron a otras como DeRemate y MercadoLibre, consideradas como plataformas de subastas.

Sin embargo, el consultor digital y director de Impacto TIC, Mauricio Jaramillo, señala que la era de las apps revolucionó las compras digitales porque facilitan a los usuarios la compra de productos a través de pocos y sencillos pasos. No solo cautivaron a los nativos digitales, sino a los novatos o migrantes para quienes resulta menos complejo realizar compras mediante aplicaciones móviles que a través de un PC.

Las apps, además, democratizaron el acceso de las personas a la oferta comercial gracias al acelerado crecimiento de los teléfonos móviles y los planes de datos. Según el Estudio de Hábitos del Comprador Online – Colombia 2016, realizado por la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico, “el smartphone, con 49%, se consolida como una alternativa para la compra online por su crecimiento en penetración y uso”.

El computador, con 94%, sigue liderando la categoría, mientras que sólo uno de cada cuatro compradores online que disponen de tableta (26%) la utilizan para este tipo de compras, señala el documento. Uno de los sectores que ha sabido aprovechar esta coyuntura es el de retail, que no solo despliega tentadoras ofertas durante todo el año, sino que les “saca el jugo” a las fechas especiales y a quienes las aprovechan para comprar.

Un estudio de Sensor Tower, firma de inteligencia de mercados especializada en apps, reveló que las compras realizadas en Estados Unidos mediante smartphones durante el Black Friday en 2015 crecieron un 21.5% con respecto a 2014.

“Las descargas de más de 4.500 aplicaciones de compras que analizamos crecieron un 26% durante el Black Friday de 2015 con respecto a 2014. Pasaron de 835.000 a 1.05 millones en total, aproximadamente. Para nadie es una sorpresa que Amazon se ubicó en el primer lugar durante los dos años con un crecimiento en las descargas del 242% en ese periodo”, dicen los autores del estudio.

A nivel nacional, aplicaciones como Rappi y Mercadoni sobresalen porque se han especializado en aplicar al pie de la letra un adagio popular: si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma va a la montaña. La primera, por ejemplo, no solo reúne a diferentes marcas de productos alimenticios, farmacéuticos y restaurantes, sino que ofrece el servicio de Rappicash o cajero a la mano, satisface antojos, realiza favores y cumple los deseos de sus usuarios.

“Nuestra visión es cambiar la forma de comprar al generar un alto nivel de eficiencia y de entrega en poco tiempo y llevar bienes y servicios a los consumidores en minutos sin que tengan que moverse de donde están”, afirman sus fundadores. La aplicación se complementa con una página web, un call center y una línea de WhatsApp que también están habilitados para recibir pedidos. Operan en Bogotá, Cali, Barranquilla y México.

Mercadoni, por otra parte, le apuesta únicamente a los sectores de alimentos, belleza y floristería. Su máxima es demorarse menos de una hora en sus domicilios.

“Estas compañías tienen un modelo interesante. No son una tienda, porque no venden sus propios productos. Son un marketplace en el que manejan inventario de terceros con tres valores agregados: facilidad de uso de las herramientas, posibilidad de ordenar desde cualquier locación mediante un teléfono móvil y, lo más importante, una promesa de entregas ultrarrápidas”, concluye Jaramillo.

Déjanos un comentario