Innovar sí es posible

Por: ACH Colombia | octubre 13 2016

La innovación es el cimiento del éxito empresarial en la actualidad porque de ella se desprende el fortalecimiento de la productividad de las compañías y, consecuentemente, su competitividad. En mercados exigentes y sofisticados como los de hoy, los valores agregados son los que marcan la diferencia y por esto la innovación debe ser una apuesta estratégica.

Sin embargo, compañías de todos los tamaños, en ocasiones, se rehúsan a innovar porque no saben cómo dar el primer paso y, si logran superar esta etapa, encuentran en el dinero un obstáculo para seguir adelante. La buena noticia es que en Colombia existe un engranaje de entidades que promueven iniciativas que las compañías pueden aprovechar para fortalecerse.

Estas no solo incluyen el componente económico, sino opciones de formación tanto para emprendedores como para empresarios consolidados en áreas como mercadeo o desarrollo de productos y servicios, espacios de networking con instituciones o personas especializadas en ayudar a los negocios a crecer y relacionamiento con expertos dispuestos a compartir su conocimiento.

Este es el caso de la Cámara de Comercio de Cali que, junto a la Fundación Bolívar Davivienda, lidera Valle Impacta (http://www.valleimpacta.co). Este es un programa de transformación empresarial que busca el crecimiento rápido, rentable y sostenido de empresas dinámicas, innovadoras y de alto impacto en el Valle del Cauca.

La Cámara de Comercio de Bogotá (http://www.ccb.org.co), así mismo, programa una serie de talleres gratuitos para incorporar la innovación a las empresas en las áreas de solución de problemas, productos, procesos y servicios con el fin de que las compañías identifiquen oportunidades de negocio y puedan responder a esos retos con alternativas diferenciales.

En Bogotá también despliega su estrategia Connect Bogotá (http://www.connectbogota.org), que busca acelerar la innovación mediante diferentes programas dirigidos a empresas y universidades de la región. Uno de ellos es Innpacto por la innovación, estrategia de ciudad que busca aumentar la inversión del PIB en actividades de ciencia, tecnología e innovación.

Ruta N (http://www.rutanmedellin.org/es), por otro lado, está consolidado como el actor principal de la innovación en Medellín por su compromiso con la generación de ideas que, al potenciar el conocimiento, aumenten el capital económico y social de la capital antioqueña. Sus programas están dirigidos a empresarios, emprendedores, estudiantes, inversionistas y academia.

Manizales, una ciudad que en los últimos años se ha destacado no solo por su crecimiento económico sino por su calidad de vida, también cuenta con Manizales Más (http://manizalesmas.org/), entidad que ejecuta iniciativas para empresas de alto potencial, startups, compañías interesadas en obtener mentoría y en desarrollar iniciativas de innovación abierta.

En esta cruzada por la innovación estas entidades no están solas. Desde el Gobierno nacional, a través del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Colciencias e iNNpulsa, se han gestado alianzas y proyectos con el fin de motivar a las empresas a innovar para así aumentar su potencial.

iNNpulsa (https://www.innpulsacolombia.com), por ejemplo, a lo largo del año abre convocatorias en áreas como innovación y emprendimiento, desarrollo empresarial y mentalidad y cultura que no solo incluyen asesorías especializadas según el caso, sino recursos de financiación no reembolsables para que las empresas puedan materializar sus ideas.

Colciencias (http://www.colciencias.gov.co/), así mismo, asigna recursos para las empresas que quieren innovar, una apuesta que, aparte de ayudarles a fortalecerse, les brinda otros beneficios como deducciones tributarias que se otorgan a quienes han invertido en investigación, desarrollo tecnológico e innovación.