Menos efectivo, más beneficiados

Por: ACH Colombia | septiembre 30 2016

Aunque expertos sostienen que la difícil situación fiscal del Gobierno impediría revivir la devolución del IVA a las compras con tarjetas es urgente que se implementen medidas que incentiven el mayor uso de canales electrónicos para los pagos y compras.

Quienes saben de buenas inversiones tienen claro que muchas veces hay que perder un poco al principio para ganarlo todo al cabo de un tiempo. Pues, de acuerdo con la Asobancaria, esa debería ser la filosofía del Gobierno en materia de herramientas fiscales que promuevan el uso de medios electrónicos para la realización de pagos o compras.

El gremio publicó recientemente un informe en el que evaluó la conveniencia de revivir el beneficio de la devolución de dos puntos del IVA a las compras realizadas con tarjetas crédito o débito sobre bienes que estuvieran gravados con tarifas del 16% o del 10%. La medida se implementó en el 2004 pero se desmontó diez años más tarde dejando en el aire ese primer empujón para disminuir el uso de efectivo en las transacciones.

Datos de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), indican que durante la vigencia de esta medida los colombianos beneficiados, que fueron en promedio tres millones al año, recibieron devoluciones por 1,9 billones de pesos.

Los felices tarjetahabientes vieron caer esa ventaja después de que la DIAN se viera en dificultades de tipo técnico para realizar las devoluciones, y los expertos señalan que seguramente el Gobierno también decidió desmontarla por el gran déficit fiscal que enfrenta. Según el ex ministro de Hacienda Juan Camilo Restrepo, el gobierno registra un déficit superior al 4,5% del PIB lo que anticipa un mal entorno para iniciativas que propongan devoluciones a los compradores y, por el contrario, se anticipa un incremento del IVA sobre algunos productos y la ampliación de este gravamen a productos de la canasta familiar que estaban exentos.

Esta coyuntura tiró por la borda una buena estrategia para promover la adopción de pagos con plástico y medios electrónicos, pues ya estaba previsto también ampliar el incentivo para los pagos que efectuaran personas naturales mediante banca móvil.

Sin embargo, cabe destacar que uno de los grandes propósitos del Gobierno es promover la inclusión financiera así que incentivar el uso de medios electrónicos es una de las opciones más claras para lograrlo. Por otra parte, la disminución del efectivo circulante reduce la informalidad la ilegalidad, la evasión, la elusión y el lavado de activos dentro de la economía.

Estos impactos han sido valorados por otros países al punto que muchos han decidido tomar medidas que obliguen el uso del sector financiero para ciertas transacciones. En la edición 1007 de la Semana Económica de Asobancaria se reseñan varias experiencias de este tipo en Italia, España y México. En el país Centroamericano, indican, se limita el uso de efectivo para adquirir inmuebles por un valor igual o superior a los 31.000 dólares.

Sin embargo, el caso más exitoso por el impacto que ha tenido en términos de incremento del recaudo fiscal y de uso de tarjetas de crédito es el de Corea del Sur. En ese país, durante los últimos diez años sus ciudadanos han incrementado en 16,4% anual sus compras con este medio de pago, dinámica que se vio impulsada por incentivos agresivos del Gobierno para desarrollar la infraestructura para estos medios de pago y por las deducciones que otorgan a los tarjetahabientes sobre el impuesto de renta, según la proporción de compras que realicen sobre su ingreso bruto.

También incluyeron una reducción inmediata de la tasa de IVA quienes usaran estos medios de pago y para promover la adopción de canales de recaudo electrónicos entre el comercio decidió ordenar auditorias a los comercios que se negaran a instalarlos. En esa misma línea actúa Uruguay desde el 2012, con una reducción del 2% sobre el IVA en las compras realizadas de manera electrónica.

A pesar del complejo entorno fiscal, en el país hay esperanzas de que se adopten nuevas medidas que incentiven los pagos electrónicos, pues el Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, dio su espaldarazo al Proyecto F de Asobancaria que se propone desarrollar estrategias para promover la reducción del efectivo en el país. Esta iniciativa cuenta con tres fases, una de diagnóstico, otra de iniciativas y la tercera de monitoreo de los impactos de los programas que surjan en el marco del Proyecto.

Para lograr que los propósitos del Gobierno y el Gremio se hagan realidad es vital que se logre la interoperabilidad entre las diferentes plataformas de las entidades financieras, propuesta que ha venido promoviendo el presidente de ACH, Gustavo Vega, como alternativa para lograr que el usuario final realice todas sus transacciones en un entorno totalmente electrónico.

Déjanos un comentario