Vía libre a billeteras móviles

Por: ACH Colombia | septiembre 30 2016

Las billeteras móviles empiezan a ganar terreno en la lista de preferencia de los usuarios y de las entidades comprometidas con la bancarización del país.

Promover la aceptación masiva de las billeteras electrónicas entre los comercios del país es el gran reto que tienen hoy las entidades que han lanzado estas herramientas móviles de pago. De esa forma, no solo se contribuye a la disminución del uso de efectivo sino que se aporta a las metas de reducción de pobreza que se han trazado organismos internacionales como el Banco Mundial.

Según el informe Global Findex 2014 del Banco Mundial, en los últimos cuatro años 700 millones de personas se convirtieron en titulares de cuentas en bancos, otras instituciones financieras y proveedores de servicios de dinero móvil. Pero el gran reto es lograr el acceso universal para el año 2020.

Los avances en América Latina van muy de la mano con las iniciativas gubernamentales para promover el acceso a medios electrónicos transaccionales. Así, por ejemplo, en Brasil el gobierno realiza transferencias electrónicas al 88% de los beneficiarios de sus programas de asistencia social y en Ecuador el Banco Central creó el Sistema de Dinero Electrónico mediante una plataforma neutral a la que tienen acceso todos los operadores financieros nacionales. Para usarla, los ciudadanos deben registrarse por medio de su teléfono móvil, obtener una contraseña y acercarse a un centro de transacciones o entidad bancaria para realizar las recargas de dinero.

En línea con esta tendencia, como parte del Plan Nacional de Desarrollo 2014 – 2018, Colombia se propuso reducir el uso del efectivo y promover medios de pago electrónicos. De acuerdo con Asobancaria, a diciembre de 2014 el porcentaje de personas mayores de edad con al menos un producto financiero en el país era de 72.5%, un punto porcentual más que en el mismo periodo de 2013. Sin embargo, la tecnología y la legislación han sido retos a superar.

Para Liliana Vásquez, vicepresidenta de Medios de Pago de Bancolombia, esta entidad se ha apoyado en la legislación mundial sobre medios de pago que se aplica en Colombia con el fin de desarrollar y promover su billetera móvil. ¿Las nuevas tecnologías requieren que la regulación se adecúe para fomentar su adopción y uso. La regulación no ha sido un obstáculo, pero sí creemos que puede ser un gran habilitador para promover estos productos?, afirma.

La ejecutiva asegura que si bien en Colombia no existen leyes específicas sobre las billeteras móviles, los reguladores demuestran interés en estipular normas que faciliten la innovación en el sector bancario y que permitan hacerles la vida más fácil a los consumidores, al tiempo que se garantiza su seguridad. Sin embargo, recalca que faltan incentivos para promover el uso de esos medios de pago.

Aunque solo el 50% del consumo final de los hogares se hace a través de medios electrónicos y el país está por debajo de los principales mercados de la región en indicadores de penetración de terminales de Puntos de Venta (POS), hoy más de 5.000 comercios, como restaurantes de comidas rápidas, almacenes de vestuario y calzado, farmacias y estaciones de servicio están habilitados para el uso de la Billetera Móvil de Bancolombia.

Otras entidades que le apuestan a esta tecnología son Davivienda, que en 2011 lanzó Daviplata, y el Grupo Aval, que presentó a finales de 2015 su aplicación Aval Pay, que permite almacenas tarjetas de todas las entidades financieras del país, aún cuando no pertenezcan al Grupo Aval.

“Las herramientas transac­cionales, como las billeteras electrónicas, van a ser cada vez más abiertas porque debemos pensar en función del cliente, y la interope­rabilidad va a ser la ruta hacia la que nos vamos a conducir”, afirma Fernando Pineda Otálora, vicepresidente comercial del Banco de Bogotá. Para él, la disminución registrada en las operaciones de caja de la entidad y la migración de los usuarios hacia canales electrónicos son la muestra de que estos desarrollos seguirán teniendo crecimientos exponenciales.

Déjanos un comentario